Seleccionar página

ÁNGEL ROS

En todas las crisis hay oportunidades

Ángel Ros, joven artista multidisciplinario, nacido en Guadalajara y nacionalizado español, pone de manifiesto, sus vivencias y personalidad, a través de su trabajo, la escultura, la pintura y el grabado, donde moldea los diversos materiales con gran destreza y libertad, con un estilo muy Ángel Ros.

Planeamos nuestra entrevista en JB Galería, un espacio de arte en Guadalajara, donde actualmente Ángel expone su obra. Javier Blancas y su staff, nos dieron una bienvenida muy cordial, con todas las facilidades para nuestro encuentro. Después de conocer la sustanciosa galería, comenzó la charla con un agradecimiento muy sincero de parte de Ángel a la Revista Personae y a todo el equipo, por la oportunidad de expresarse y compartir su trabajo.

Ángel Ros

Fotógrafo: Arturo Delgadillo González

Ángel, entre el ajedrez, el arte y el deporte

Desde hace más de una década, Ángel juega, se apasiona por el ajedrez y, además, da clases, esto explica su personalidad. Es hábil y lógico a la vez, en donde captura el momento con inquietas líneas, creando la sensación de movimiento, que provoca un dinamismo sugerido por imágenes simultáneas en una cronología que parece no detenerse y sugiere una secuencia en acción. “Yo creo que el ajedrez, me ha ayudado, a buscar alternativas, si no se puede por este lado, me voy por otro, pero lo voy a hacer”, comenta.

El abuelo de Ángel fue campeón de ajedrez en Barcelona. Durante la Guerra Civil Española, llegó como refugiado. Su padre nació en México, razón por la que cuenta con la doble nacionalidad: mexicana y española. Es el segundo de tres hijos, a su hermana menor le lleva once años, así que le tocó cuidarla, quizá es por eso que se identifica con los niños. Por otro lado, el mayor de sus hermanos le lleva solo año y medio, lo que contribuyó en gran medida a fomentar la competencia. Competían en todo: deportes, calificaciones y demás. Desde pequeño ayudó en los negocios de su padre, quien era comerciante, posiblemente de ahí viene esa vena de emprendedor.

Ángel Ros
Ángel, es muy interesante tu relación con el ajedrez, pero, entonces, ¿de dónde viene tu inclinación por el arte?

Yo recuerdo que de niño, mi papá, que fue fisicoculturista, hacia dibujos de hombres, fuertes con toda la proporción, y siempre lo quise imitar. Y Una vez en un cumpleaños, me regaló una tarjeta que él hizo escrita con muchos tipos de letras, esto me dejó muy marcado.

“Me gustaba la música también, así como el teatro y la danza. En la primaria me acuerdo que me metí a clase de danza, en lugar de taller de karate. Pero, pues el dibujo siempre fue lo que yo podía expresar, porque para las otras artes necesitaba, conocimiento, instrumentos, y con el dibujo era lo que yo podía hacer solo y por mi cuenta”.

Ángel Ros

Se afianza el artista que lleva dentro

A la par que inicia la carrera de Artes Plásticas, incursiona en el proyecto del artista David Villaseñor como su ayudante. Ángel, además de percibir un sueldo, recibía un mundo de experiencia y conocimiento. Fue ahí donde se afianzan las ganas de ser artista.

En qué momento dices “Voy a dedicarme al arte”

Yo creo que saliendo de la preparatoria, antes de eso, yo no conocía mucho de las artes. Al tiempo que entré a la escuela de artes plásticas del CEDART, conocí al artista David Villaseñor y me invitó a trabajar para él como su mano derecha. Nos entendimos muy bien, yo le ayudaba a solucionar varios temas que de pronto a él se le complicaban. Nos íbamos por meses a pintar todo el día sin parar: hicimos muy buen equipo y una gran amistad. Fue una etapa muy importante en mi carrera, siento que crecí mucho.

Ángel Ros

Muy joven se va a vivir a otro país

Ángel ¿por qué te vas a vivir a Estados Unidos?

Fue un tanto difícil esa etapa. Nació mi primer hijo, tenía yo 21 años y nos fuimos a vivir a Atlanta, Georgia, para que mis hijos tuvieran la nacionalidad. En ese momento tenía que mantener a mi familia, y a la vez tratar de empezar una carrera como artista. Me apoyé en empleos diversos, pero nunca dejé de decir que yo era artista. Imprimía mi pequeño álbum con fotografías, antes de que estuvieran los celulares, y traía mi pequeño catálogo de fotos y a todos les decía: ¡Yo soy artista! ¡Yo pinto! y les enseñaba las fotos, así me abrí puertas, y conseguí exponer en varias galerías de Atlanta.

El que sus dos hijos hayan nacido en Estados Unidos ha valido la pena, pues les ha recompensado. Los dos son atletas de gran trayectoria, deportistas de alto rendimiento. Su hija de quince años es la campeona mundial de raquetbol, juega para Estados Unidos. Su hijo es parte del equipo de Hockey de San Antonio Jr. Rampage, y está en camino a ser un profesional.

Ángel Ros

Ley de atracción

Ángel, se distingue por su soltura, libre y creativa, por su perseverancia y disciplina. Es muy exigente en su trabajo. Después de la charla en la galería, visitamos su taller y nos dimos cuenta del porqué ha llegado hasta donde está. En su espacio creativo tiene todo para realizar su obra, y eso incluye crear sus bastidores y marcos, tiene prensa para hacer sus propios grabados y poder experimentar un mundo de nuevas posibilidades. Tiene todo para no tener que salir e interrumpir su trabajo que denota mucha pasión.

Ángel nos comenta: Siempre he sido testarudo, obsesivo con mis ideas para llevar a cabo los proyectos que estoy visualizando. Cierro los ojos y pienso en lo que quiero hacer, y a veces me toma años realizarlos. Creo en la ley de atracción. Conocí del tema en la adolescencia y desde entonces practico, el pensarlo, visualizarlo, y la verdad a veces sin hablar, viene a mí lo que yo estaba deseando. Trato de tener cuidado con lo que estoy pensando.

Ángel Ros

Quince años después de dejar trunca la carrera de artes plásticas, decidí hacer la nivelación de estudios de artes visuales para obtener la licenciatura. Fue ahí donde me relacioné e hice amistad con varios artistas que estaban como yo y más menos de mi edad.

Al principio fue muy bueno trabajar yo solo, por mi cuenta, independiente, y hoy hago equipo con muchos artistas. De hecho, ahora con la pandemia, me abrí, me di a conocer más, conocí más gente, y se están dando varios proyectos.

Ángel Ros
Ángel ¿Podríamos decir que la pandemia te echó para adelante?

¡Sí! Porque a veces me daba flojera ir a exposiciones, como que a veces prefiero quedarme en mi casa pintando y escuchando música, que ir a un evento, soy muy renuente a salir y ahora con la pandemia que todo es virtual, no me pierdo ningún acontecimiento artístico. Y me surgió la idea de generar eventos, no esperé a que me invitaran, sino yo empecé a organizar exposiciones y subastas virtuales.

Ángel Ros
Ángel pintor, grabador, escultor. ¿Cómo defines tú tu estilo? ¿Cómo le llamarías?

Me defino más por esta etapa, con esta serie en la que estoy trabajando, se llama “Secuencia de momentos y movimientos”. Son básicamente la mayoría de transposición de imágenes en secuencias y algo que me caracteriza es la línea. Yo siento que esos trazos son los más importantes El proceso de una obra me gusta más, que cuando están terminadas.

Ángel Ros

¿Como es tu proceso creativo?

La escultura siempre fue mi pasión. Cuando entré a la carrera yo quería ser escultor.

A veces trato de hacer la misma idea en tres técnicas: pintura, escultura y grabado.

Comienzo trabajando sobre una mancha, como si estuviera haciendo una obra abstracta, sin pensar en lo que voy a hacer después. Empiezo a aventar colores, me gusta empalmar, a veces un lienzo arriba de otro, frotarlos y sacar esa mancha que sale de ahí y modificarla, meterle alguna espátula, y sobre eso trazo un boceto que tenía trabajado y empiezo a bloquear después algunas cosas y a destacar otras. Trato de hacer una extracción de una figura. Dedicarnos a lo que nos gusta, a lo que nos apasiona.

Ángel Ros
Ángel, si ahorita tocara a tu puerta alguno de los artistas que ya no están en esta vida y te dijera “Vamos a pintar algo juntos” ¿quién te gustaría que fuera? y ¿qué le preguntarías?  

¡Mi ídolo es Picasso! –Me muestra los tatuajes–, son un verdadero homenaje al pintor, hechos por el mismo Ángel. “Me los hice yo solo, con una sola mano”.

Pero si pudiera traer a alguien, traería a mi amigo y artista Adrián Rosas, que falleció hace algunos años de un día para otro, nadie lo esperaba, fue muy triste. Siempre lo tengo presente, y le contaría las cosas que pasaron después de que él falleció, lo que no pudo ver. La pérdida de mi otro amigo también, David Villaseñor, con el que me inicié, también falleció, algo similar, algo repentino, estas dos pérdidas, fueron muy importantes para mí y me han hecho cambiar mi perspectiva. Algo que me dejó, fue dedicarme al cien al arte, porque Adrián siempre lleno de proyectos, estaba pintando un viernes por la noche, fueron a visitarlo para un proyecto, se fue a dormir… y ya no despertó.

Ángel Ros
Son muy fuertes las pérdidas repentinas, nos dejan mucho aprendizaje. Vivamos en el aquí y el ahora, porque no sabemos si existe un mañana. Para ti, ¿cómo sería una buena muerte?

Pienso que como la de mi amigo, así descansando y sin darte cuenta, porque siempre con la muerte, sufre mucho la familia. Por ejemplo, con un cáncer, es muy desgastante para los que se quedan.

¿Qué pedirías para tu última comida?

Lo que a mí me gusta son las enchiladas de mole, que me prepara mi esposa.

Fotógrafo: Arturo Delgadillo González

Ángel, qué mensaje nos dejarías a los que estamos muy afectados por la crisis del COVID…

Hay que estar ocupados, hay que buscar opciones, no quedarse, hay que seguir adelante. Yo creo que la vida sigue. Hay que adaptarnos y buscar alternativas. La tecnología pienso es el tema de hoy. Porque en todas las crisis hay oportunidades. Entonces, al haber una crisis, se crean ciertas necesidades y si uno está “abusado”, puede ver qué oportunidades para entrar.

Ángel Ros

Una última pregunta para despedirnos: ¿qué es la felicidad?

Para mí, la felicidad es un estado que no es para siempre, llega por momentos, puede ser de distintas maneras, cuando hay paz o tranquilidad, o alcanzas tu objetivo, te sientes realizado. Cuando tenemos algo que nos hace feliz, luego se nos olvida, y luego a buscar otra felicidad.

Y así concluimos nuestra reunión, llevándonos un excelente sabor de boca por haber conocido al artista Ángel Ros y su atrayente propuesta, pero más que nada conocimos al ser humano, que motiva a los que le rodean con el ejemplo de positivismo y ganas de salir adelante, no espera a que las cosas sucedan, va por ellas, en verdad, un Ángel que a pesar de los tiempos complejos, no para, sino todo lo contrario: ¡ha destacado más que nunca! ¡y promete más!

Ángel Ros

Otras entradas

PLEGARIA POR LAS MUJERES BRUJAS

PLEGARIA POR LAS MUJERES BRUJAS

Para todas a las que han llamado Mujeres Brujas, ya sea por brujas o por libres, por ser una amenaza, porque no han aceptado someterse y encuadrar en los cánones, por ser activistas, por ser aguerridas, por buscar la justicia y el cambio. Por tener conciencia y...

YA NO SEREMOS QUIENES ÉRAMOS

YA NO SEREMOS QUIENES ÉRAMOS

Al inicio del confinamiento por COVID-19, me inscribí en un curso de respiración basado en técnicas ancestrales hindús, y una de las cosas que aprendí es que el espacio que se crea entre la inhalación y la exhalación, ese instante en que los pulmones se vacían...

YA NO QUIERO SER UNA GUERRERA

YA NO QUIERO SER UNA GUERRERA

En una sesión de coaching, Mayra, una de mis guías a quien le agradezco desde el fondo del alma su acompañamiento, detectó en mí el uso constante, insistente de frases como “¡Qué difícil es…!” y “¡No está fácil…!”. Ella me comentó, – ¡Ay, Karla! La vida debe ser...